Peter O’Neil

PeterOneil (2)

Peter es un abogado litigante tenaz que ha enfrentado con éxito a gigantes de la industria automotriz como General Motors, Ford, Chrysler, Hyundai, Toyota, Nissan y otros. Peter obtuvo reconocimiento nacional como asistente legal, por primera vez, cuando representó a víctimas quemadas y descubrió documentos cruciales en los infames casos por el depósito de combustible de GM. Sólo unos meses después de graduarse como abogado, en 1998, Peter llevó a juicio y ganó su primer caso contra la Ford Motor Company. En 2002, Peter ayudó a establecer un récord en Clark County, Washington ganando un veredicto por $8 millones de dólares contra Hyundai. Tras una apelación, descubrió que Hyundai estaba reteniendo pruebas, y ayudó a cambiar el veredicto Magana versus Hyundai por una sentencia en rebeldía, que sigue siendo una de las más grandes sanciones por descubrimiento en la historia del estado de Washington.

El trabajo de Peter no se limita a defectos de automóviles. También ha trabajado en casos de responsabilidad civil por productos defectuosos como tapas de botellas y almohadillas de calefacción mal diseñadas, ventanas y tractores con defectos de diseño y medicamentos peligrosos. Su trabajo en casos de negligencia incluyen desde choques de automóviles hasta negligencia en construcción de autopistas. Visite el sitio web de Peter para leer más acerca de los resultados de sus casos.

Visite nuestro blog para obtener más información en inglés con respecto a la responsabilidad civil por productos defectuosos.


Resultados

Incendios de vehículos – A comienzos de la década de 1990 Peter descubrió un gran número de piezas y correcciones secretas que General Motors diseñó para proteger el infame depósito de combustible de montaje lateral de sus rentables camionetas de tamaño estándar pero que no instaló en los modelos en producción hasta que cientos de miles de personas se habían quemado. Sus 15 años de trabajo en casi una docena de los casos de las camionetas de GM demostraron que a pesar de que altos ejecutivos de GM lo habían negado varias veces, sí estaban enterados sobre el problema de los incendios pero sólo ordenaron las correcciones debido a un “aumento en los litigios” en relación con las camionetas. En cada caso de la GM en que Peter ha participado se ha llegado a un arreglo confidencial. También ha trabajado en casos de incendios que involucran productos de Ford y Chrysler.

Puertas y asientos defectuosos – Cuando Jesse Magana, un hombre de Vancouver, Washington, quedó paralizado después de que el asiento del Hyundai Accent 1996 que manejaba colapsó hacia atrás en un choque, Peter ayudó a Jesse a conseguir un veredicto de $8 millones de dólares que estableció un récord en Clark County. Luego de reactivar el caso mediante una apelación para llevarlo a un segundo juicio, Peter descubrió que Hyundai estaba reteniendo documentos relacionados con otros incidentes similares, logrando una de las más grandes sanciones por descubrimiento en la historia del estado de Washington. Desde entonces, Peter ha trabajado en varios casos relacionados con puertas y asientos defectuosos.

Defectos estructurales – Cuando una joven del Oeste de Washington sufrió lesiones catastróficas en un choque frontal en donde el otro conductor salió ileso, Peter se enfrentó a Chrysler Corporation y demostró que el diseño y los defectos de fabricación del Dodge Spirit 1990 hicieron que el automóvil colapsara hacia dentro, sobre el conductor. Peter realizó dos pruebas de choque frontal a toda velocidad para demostrar que los defectos de los vehículos conducirían al mismo resultado en cada ocasión. Se logró un acuerdo confidencial en el caso que le permitió al joven vivir con dignidad. Otros casos estructurales en los que Peter ha trabajado incluyen la representación de clientes paralizados o muertos por aplastamiento del techo en vuelcos de camionetas o vehículos todo terreno y un caso de colapso estructural del compartimiento del ocupante en una camioneta Toyota.

Bolsas de aire y cinturones de seguridad – Peter representó a la familia de una mujer de Connecticut que murió debido a su bolsa de aire en un choque a 10 mph. Él logró relacionar el despliegue de la bolsa de aire con una fractura en el endeble parachoques de plástico del Ford Escort de la víctima, el cual entró en contacto directo con el sensor de choques de la bolsa de aire. Peter ha representado a muchas otras personas víctimas de lesiones, muerte o ceguera innecesarias.